Emociones.

Que la vida sin emoción no es nada, sí.

Pero las emociones son un arma de doble filo, y demasiadas te hacen querer ser de piedra.

A veces, querrías que la vida pasase discretamente y que nadie sintiera nada nunca.

A veces, todo lo contrario.